Una aventura por Seúl: Vamos a la iglesia más grande del mundo.

“We don’t grow when things are easy;  we grow when we face challenges”. Joyce Meyer

Desde que llegamos de Colombia deseaba poder volver a una iglesia: alabar, adorar, aprender de Dios, conocer gente, estar en un grupo pequeño de gente dentro de la iglesia que se reúna para tomarse un café, hablar de la vida o quejarse de ella pero no había sido posible.

En Corea la mayoría de su población no tiene religión 46%, luego siguen cristianos (católicos y protestantes) 29%, budismo 23%, otra religión 2% (Pew Research Center, 2014), sin embargo, hay una iglesia protestante cada  6 cuadras o menos ¡hay muchísimas!, esto puede ser porque Corea tiene más cantidad de habitantes que Colombia por Km2 (más datos en nota 1 al final de la entrada) pero en las iglesias las reuniones son en coreano y a mí me gusta entender lo que allá dicen, por eso necesitaba que hablaran en inglés o español, así que estaba buscando como con “lupita” la iglesia a la que íbamos a ir.

La Mega-iglesia: Yoido Full Gospel Church

Yoido FUll Gospel Church
Foto del exterior del edificio principal. Imagen de elaboración propia.

 

La Yoido Full Gospel Church era la última opción la verdad por ser una mega-iglesia… aunque ofrece reuniones en español e inglés, me parecía demasiado grande para nosotros porque tiene más de 800,000 miembros, tiene 6 edificios donde se reúnen, en el edificio principal hay 15,000 sillas para los asistentes y el coro es de 120 personas sin contar los músicos… las cifras son increíbles (más datos en nota 2 al final de la entrada).

Mapa explicativo de la Iglesia
Mapa explicativo de la Iglesia. Imagen tomada a las afueras del edificio 5 en la imagen que es el 2° Edificio de Educación de la iglesia. Imagen de autoría propia.

No obstante dentro de la iglesia hay un ministerio en inglés, más pequeño que es el que llamó mi atención YEM: reunión en inglés, tiempo de cantar, pequeños grupos donde te incluyen para conocer personas… tenía que conocerlo.

Mi yo aventurero

Lo primero es decir que me gusta mucho salir y poder valerme por mí misma es esencial, a mí esposo no le gusta salir tanto y no tiene la vocación “Indiana Jones” que tengo yo. Aprender a salir sola en este país pese al idioma que es completamente diferente al mío, a que en realidad casi no se habla inglés en las calles, que no lo conozco y que la cultura es diferente, es muy importante;  por esta razón no le pregunté la ruta a mi esposo, ni le hice preguntas al respecto para intentar llegar por “mis medios”, aunque si había un problema podía llamarlo para solicitar su ayuda.

Busqué la ruta el domingo en la mañana, la aplicación para ver las rutas es en coreano y se debe escribir en coreano, así que rogaba entender bien lo que decía ahí y escribir bien mi destino, encontré un bus que no tuviera que hacer transferencia al metro porque el metro acá parece una telaraña si me montaba seguro me perdía en alguna conexión.

seoulsublet_subwaymap
Mapa del metro de Seúl. Recuperado de Seoul Sublet.

Fuimos a la parada de buses, perdí un bus, perdí otro, el bus no paraba en la estación y recordé que debía poner la mano, perdí otro hasta que por fin alguien tomaba esa ruta, de los nervios no leía bien los números, pasamos la tarjeta para entrar y yo miraba el mapa, el bus tenía que pasar por un lugar verde grande como un parque y entrar al barrio de Yoido, en el segundo parque que debía ser enorme por el mapa me bajaba (no sabía el nombre de los lugares entonces así los referenciaba).

This slideshow requires JavaScript.

Pasé la tarjeta para bajar y llegué al lugar correcto (¡urra! no me perdí) entré al Parque de Yeouido, grande y hermoso, lo atravesé, mientras  Joel dormía recostado en mi espalda, jugaba con la naturaleza y trataba de dominar unos zapatos que me había prestado mi esposo. Los zapatos eran dos tallas más grandes que la mía, aunque tuviera doble media caminaba como un pato y con cuidado de no caer pues en el piso hay partes con hielo por el inicio del invierno además miraba el GPS porque ni idea de cómo preguntar por la dirección y tampoco sabía el nombre de las calles (gracias Dios por los GPS), llegué al lugar.

This slideshow requires JavaScript.

Estuvimos en la iglesia, conocí gente, nuevos amigos para Joel y al regresar a casa es cuando inicia la verdadera aventura.

La verdadera aventura

IMG_5960
Entrada Parque de Yeouido, Seúl, Corea del Sur.

Como colombiana pienso, si el bus me dejó de aquel lado, paso al otro lado y lo tomo de regreso… fin de la historia.

Así quería hacer ¡y no! por ahí no pasaba el bus, busqué en la aplicación otra vez y me enviaba a caminar varias cuadras, tenía que tomar el 5713 y me mostraba una lista de otros 10 buses que me servían, luego de esperar 10 minutos y no ver el bus que necesitaba tomé otro de los que estaban en la lista sin verificar la ruta… todos los caminos conducen a Roma al fin y al cabo.

Me monté al bus, me senté al lado un mapa de estaciones ¡ninguna estación se llamaba como la que necesitaba! (empezó Cristo a padecer). Rápidamente volví a buscar la ruta en la aplicación, con este bus necesitaba caminar para tomar el metro y llegar a la estación que necesitaba ¡EN METRO! (ohhhhh noooooo) ni siquiera sabía el nombre de la estación en la que me había montado, no podía contar el número de estaciones para llegar a la de la transferencia, Mr GPS en función… hacía un km me había pasado de la estación donde debía bajarme, apenas paró el bus me bajé y a caminar en la dirección por la que el bus había pasado… unas cuantas cuadras más lejos de dónde está el punto rojo 😦

IMG_5973
Imagen de la aplicación que indica el transporte y rutas para llegar a un lugar.

Tenía hambre era poquito más de la hora del almuerzo y con la perdida no sabría cuando llegaría a casa, para Joel siempre llevaba comida entonces con él no había problema, los zapatos grandes de mi esposo no me dejaban caminar bien, cuando de pronto ¡boom! un vendedor de zapatos en la calle. Tenía botas de invierno y necesitaba unas. El vendedor no hablaba inglés ni español, yo muy poco coreano pero me defiendo y entiendo los números (despacio pero entiendo), ¡números es lo que necesitas para comprar! En la tienda las botas están a 90,000 won más o menos pero acá no tenemos mucho dinero, no podía comprarlas y debía esperar una oportunidad, pregunté por el precio de unas ¡15,000 won!, menos de lo que vale un pollo frito ¡me las llevo! y ¡me las llevo puestas! (jajajja el vendedor se reía), la gente nos miraba porque veían a Joel a mi espalda y nuestra negociación en sistema de gestos se veía extraña, pero nos dimos a entender. Gracias a Dios la gente acá parece ser muy honrada y no me cobró de más… igual me hubiera gustado pedir rebaja (próxima cosa a aprender en coreano).

This slideshow requires JavaScript.

Normalmente las transferencias no tienen cobro si se pasa de bus a metro dentro de una hora contada desde que la persona baja del bus (por eso también hay que volver a pasar la tarjeta al bajar para actualizar el sistema), yo llevaba no sé cuanto tiempo buscando la estación y la entrada. El GPS muestra un lugar aproximado pero no exacto y había muchas entradas al subterráneo, que podían ser a centros comerciales o al metro, así que no quería equivocarme. Este lugar parecía un barrio concurrido porque había grupos de coreanos por doquier, tenían mirada de “vamos a tomar y distraernos un rato”. Entré a dar una vuelta al barrio para mirar… igual ya estaba perdida, otro poco de tiempo mientras llegaba a casa no estaría mal, estaba tentada a llamar a mi esposo pero no quería hacerlo ¡yo puedo! ¡Lo vamos a lograr!.

This slideshow requires JavaScript.

Di una vuelta y encontré la estación, estaba dentro de un centro comercial (?), ¡tenía seis entradas diferentes! debía escoger: dos estaban dentro de la calle (subway) y cuatro en la parte de arriba, con entradas diferentes para pasar la tarjeta, ahora si tenía que preguntar… aunque Corea ha cambiado mucho en los últimos años y cada vez hay más extranjeros aquí y más familias multiculturales como la mía, también es cierto que se pueden presentar casos de racismo sobre todo con generaciones mayores y temía que me dijeran algún montón de cosas malvadas en coreano si no preguntaba a la persona correcta, además hasta hace muy poco la mujer empezó a conquistar espacios diferentes a los de su casa en esta sociedad y ver una mamá con su bebé solos, no es común en Colombia y menos acá. Necesitaba un rostro jóven para preguntar e incluso tal vez podría hacerlo en inglés pero solo veía gente mayor (¿Qué le pasaba a mis ojos?), decidí no esperar más… aún tenía hambre, me decidí “me arriesgo por las cuatro de arriba”, entré al metro que parecía ir en dirección a mi casa, en la aplicación decía el nombre de la estación siguiente del camino que supuestamente debía haber tomado, así que tomé cualquier metro  que se dirigiera allá (rogaba no haberme equivocado otra vez), pasaron varias estaciones hasta que sonó el nombre de la mía… ¡acerté! por fin llegamos a casa.

 

Les cuento esta historia por varias razones:

Muchas veces sentimos que nuestras carencias ya sean de dinero, de estudios, de idioma… nos pueden atar, que debemos dejar de explorar, de salir para recluírnos en nuestro mundo, en nuestra burbuja, en nuestras montañas ¡no es así! a las mujeres nos da miedo salir y tomar distintos lugares por temor a la inseguridad y la violencia y si somos madres y estamos con nuestros bebés nos llenamos más de miedo ¡pero necesitamos enfrentarlo!, podemos  empezar a salir a lugares conocidos y que sean más seguros, tener un Az o varios bajo la manga en caso de emergencia, armarnos con portabebés o lo que sea y salir a conquistar las calles, el campo, las montañas… eso va a fortalecernos y demostrarnos a nosotras mismas que podemos. Nosotras tenemos que llevar a la máxima potencia lo que ya tenemos en la época que estemos seamos solteras, casadas, hijas, hermanas, madres esa es también una forma de hacer pie de lucha por la equidad de género. Necesitamos mudar nuestras mentes y probarnos que tan lejos podemos llegar, porque somos más capaces de lo que imaginamos.

IMG_5944

 

Notas:

  1.  La población en Corea es de 51,066,932 habitantes en un área total de 97,230 Km2, comparándolo con Colombia mi país de origen la población total es 49,250,733 habitantes en un área total de 1,109,500 Km2, Colombia es 11,4 veces más el territorio de Sur Corea pero por Km2 en Corea son 525 habitantes mientras que en Colombia son 44, en las ciudades esta proporción es mayor que en el campo y nosotros vivimos en una ciudad.
  2. Más cifras de esta mega iglesia en Bell, M. (May 1, 2017) The biggest megachurch on Earth and South Korea’s ‘crisis of evangelism’. Lifestyle & Belief. PRI’s the world. Recuperado de https://www.pri.org/stories/2017-05-01/biggest-megachurch-earth-facing-crisis-evangelism

 

Referencias:

Imágenes no referenciadas son de autoría propia.

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s